Por: José Rivera Naranjo, Periodista.

Los versos juegan su rol, cuando de literatura se trata, debemos utilizar el correcto manejo de la gramática: “estos versos que se acoplan al lenguaje que deseamos transmitir; el receptor que nos sirve soporte ¡El sujeto social!

Por igual, la poesía se remonta a épocas distintas, llegan los recuerdos que se adentran, y se amoldan al ser animal. Se traduce lo sentimental y nos hace diferenciar del animal racional que nunca aceptamos ser; que pertenecemos de una especie de sapiens, que supo distinguirse de sus iguales: erectus.

Veintiún siglos ya alcanzamos de civilización, de un crisol de encuentros de culturas que aún se desdeñan aceptarse, de encontrarse en un salto cromosómico, el que pertenece a un grupo de humanos: simbología de Hombre-Mujer-Animal.

Las cavernas nos separó: nos distribuyó de Nómadas- a Tribus, Clanes, Familias; Sociedades, Naciones, Países, Repúblicas, Estados… 

“Nos convirtieron en una familia global, que se acepta a través de conexiones mentales, y podemos transmitir los mensajes codificados por herramientas; aún estamos a distancia, lo que nos permite sentir el deseo de estar juntos y convivir en familias. “Convivimos muy civilizados en una aldea Global”.