José Francisco Peña Guaba, reveló que a su padre, José Francisco Peña Gómez, lo intentaron asesinar en cuatro ocasiones, dirigentes a los que él promovió a las esferas de poder en el seno del Partido Revolucionario Dominicano.

Peña Guaba dijo que su padre, líder histórico del PRD, fue víctima de las más viles traiciones y deslealtades a lo interno de su propia organización y por dirigentes de su entorno.

Aunque no reveló los nombres de los conspiradores, prometió que los dará a conocer más adelante, cuando escriba sus memorias.

“La falta de fidelidad, el incumplimiento de la palabra empeñada, las traiciones… eso es precisamente lo que había cosechado Peña Gómez en su propio partido. Incluso, pudimos detectar más de 4 intentos de asesinarle, auspiciados por los mismos que él encumbró al Poder”, reveló.

Dijo que el rosario de traiciones al fenecido líder perredeista está bien documentado y “lo que no se sabe, me ocuparé, antes de irme al otro mundo, de que el pueblo lo sepa, para que vean de todo de lo que fue víctima este hombre sin par”.

El presidente del Bloque Institucional Socialdemócrata informó que los dirigentes desleales del antiguo PRD, forzaron a su padre a asumir la candidatura a síndico por el Gran Santo Domingo en las elecciones de 1998, conscientes de que prácticamente estaba agonizando y de que daría su último aliento en esa contienda.

“En efecto, muchos de ellos, llevados por sus particulares intereses, sin sensatez alguna, presionaban a mi padre a pesar de que éste se encontraba extenuado por la enfermedad, y de hecho caminando hacia el mundo de lo ignoto. Se desconocía su liderazgo, al punto de que le hicieron sacrificarse en una candidatura a Síndico, sin importándoles la condición de salud que atravesaba y sólo persiguiendo beneficios particulares”, manifestó.

Dijo que al ver las deslealtades hacia su padre, le confirió a finales de 1997 que cuando muriera, se marcharía con el BIS del PRD.

“Fui a ver a papá a Cambita y le dije, utilizando su forma sutil de decir que no estaría: Líder, cuando usted cierre los ojos yo no me quedo aquí. Me miro expectante y me dijo: Yo sé que preferirás irte con tu amigo Leonel. Sólo él, Hatuey y yo conocemos las razones de esa decisión, qué tal vez revelaré cuando cuente mis memorias”, sostuvo.

Peña Guaba informó que por tal motivo, fue que a dos años de su muerte de padre, decidió hacer alianza con el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), a través de la amistad que lo unía a Leonel Fernández, “impulsados por el hecho de que en vida del líder ocurrieron diferencias que nos separaban de una parte de la dirigencia perredeísta.

“Mientras mi padre estuvo en New York, a principio del año 1997, postrado, en cama y casi agonizando, grupos que interactuaban durante esa época desarrollaban actividades promocionales de candidaturas propias. Tal fue la desazón creada en ese momento que, recuerdo a la perfección en que, Hatuey Decamps se indignó tanto que, en un momento dado, le dijo a un grupo de esos dirigentes la siguiente frase: En la casa del enfermo no se hace fiesta.”, aseveró.

Peña Guaba manifestó como hasta cierto punto recuperado, pero todavía dentro de su crisis de salud, habiendo retornado al país, se vio como a Peña Gómez se le presionó para que acudiera a un proceso innecesario de participación en las elecciones del 1998, “cuando lo que debimos fue pactar antes para llevarlo a presidente aunque fuera por 2 años. Quienes medraban a su alrededor, beneficiarios de su luz y liderazgo fueron quienes lo sometieron a esa, su última prueba”.